¿Mejor control?

¿Mejor control?

Editorial

El contralor general Nelson Shack Yalta, sustentó ayer ante la Comisión de Presupuesto y Cuenta General de la República del Congreso, la necesidad de aumentar el presupuesto para este organismo, lo que garantizaría una efectiva labor de auditorías financieras a las entidades públicas.

En su pedido dijo que se necesitan contratar los servicios de más auditores para estas funciones, por lo que pidió aumento en el presupuesto del 2018; es decir, de 52 a 64 millones, aproximadamente.

Probablemente una manera  financiera muy sutil para pedir aumento para remuneraciones y, así, cumplir bien su trabajo. En tanto el gobierno se convence que solo pagando como se debe a los auditores se vigilará de manera efectiva el presupuesto del Estado. En otras palabras el círculo está cerrado (si gano bien, trabajo mejor).

Es cierto que si se amplía este presupuesto para la Contraloría General de la República, quizá lleguen las auditorías a instituciones donde no saben, siquiera, cuál es la función de un Órgano de Control Institucional. Sin embargo, y aquí viene lo bueno, ¿los peruanos creemos que la contratación de esos especialistas –mediante proceso de selección- será transparente?  ¿Qué nos garantiza la probidad y transparencia de estos profesionales? Cuando, sabemos todos, los actos de corrupción han llegado al interior de este mismo organismo.  Difícil creer que si se logra aumentar el presupuesto, este será beneficioso para la lucha contra la corrupción en el Perú.

Comentarios

comentarios

Advertisements