CADA CHANGO A SU MECATE

CADA CHANGO A SU MECATE

Alma Matinal

Roger Tahua Delgado

Los mexicanos utilizan esta expresión popular para referirse a que cada uno se ocupe de lo suyo. Cada persona debe ocuparse de lo que le compete y para lo que está preparado.

Así, una de las grandes razones por la cual la huelga de los maestros no se soluciona hasta ahora es porque este gobierno ha puesto al frente a personas que carecen de formación política y que no pueden negociar una salida a este conflicto.

Sus famosos tecnócratas, entrenados en aulas de maestrías sobre negociación, han estudiado en base a planes de estudio que contempla la resolución de conflictos, pero conflictos originados en el mundo de los negocios y que distan mucho de lo que es los conflictos sociales.

El creer que el mundo de los negocios: los conceptos, las prácticas, la organización se puede trasladar a todas las áreas de la vida es un error que trae consecuencias políticas y sociales.

La formación de un dirigente, de un cuadro político pasa por la adquisición de competencias (para utilizar un término de ahora) que las logra en jornadas de luchas políticas y sindicales, de tal manera que su aprendizaje no es teórico, más bien es eminentemente práctico.

Ni los estudios de casos, ni las investigaciones académicas que se estudian en los diplomados y maestrías van a señalar el rumbo de una lucha social, de una huelga. Reconocer su punto culminante y darle una salida satisfactoria, lograr que los pobladores o sindicalizados asuman la solución a sus demandas.

He ahí el problema de este gobierno de tecnócratas, de gerentes corporativos, de miembros de directorios. ¿Cuál de las cabezas visibles de este gobierno que están negociando la huelga magisterial tiene formación partidaria, política o sindical?

Ninguno.

¿Cuál de ellos ha dirigido, participado o ha sido miembro de una organización popular o de base?

Ninguno.

¿Cómo entender el sentir de los maestros, cómo ser empáticos si ninguno conoce lo que ellos sienten y padecen?

Por eso que ante la complejidad de esta huelga, con muchas variables en su interior, el gobierno de PPK no encuentra una salida al entrampamiento.

Los mexicanos, decíamos, sentenciarían: cada chango a su mecate. Nosotros, en equivalencia, decimos: zapatero a tus zapatos.

Así le debemos decir a todo aquel que quiere meterse a política y que resulta siendo una persona formada para cualquier oficio o profesión, pero que jamás adquirió formación política.

Si quieres ser político, organízate en un partido. Demuestra que a lo largo de tu vida has tenido una preocupación por los problemas que aquejan a tu país y no vengas, de la noche a la mañana,  a querer hacerte de un cargo para sabe Dios qué.

Comentarios

comentarios

Advertisements