Índices de mortalidad son reducidos

Índices de mortalidad son reducidos

USAR BOMBA CARDIOPULMONAR EN CIRUGÍA

Desde su implementación global, la cirugía ‘a corazón abierto’ ha logrado salvar la vida de millones de personas alrededor del mundo.

Desde hace 50 años, las operaciones a ‘corazón abierto’ para el bypass coronario se establecieron como un importante avance de la cardiología.Un estudio de la Universidad de Colorado Boulder, en Estados Unidos, concluyó que el método que usa una bomba que detiene el corazón para la intervención quirúrgica disminuye las cifras de mortalidad. Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias lo comenta.

“La cirugía de corazón abierto que se hace con la bomba cardiopulmonar, es decir, deteniendo el corazón, tiene mucha menos mortalidad y mucha menos complicación que aquella que se hace cuando el corazón sigue latiendo”, afirma.

Para entender la dificultad de esta cirugía, el especialista médico explica que la operación es necesaria para pacientes con problemas irreversibles en ese órgano vital.

“Cuando una persona tiene falla en su circulación a nivel de su corazón, pues se le puede hacer esta cirugía. Se abre el pecho y se colocan dos o tres trocitos de venas que se sacan de otras partes del cuerpo y eso es el famoso bypass aorta- coronario”, comenta.

La primera operación de este tipo fue realizada por el médico cirujano de origen argentino René Favoloro, quien ejecutó el proceso con éxito a un hombre de 57 años en 1967 en la Cleveland Clinic de los Estados Unidos. Desde su implementación global, la cirugía ha logrado salvar la vida de millones de personas alrededor del mundo.

Usando la llamada bomba de circulación extracorpórea, los médicos logran intervenir con mayor eficacia y el paciente se recupera más rápido.

“Se emplea una máquina que se llama el corazón- pulmón, en la cual ya está el paciente en la sala de operaciones con el pecho abierto, le colocan esa máquina, el corazón deja de latir. Al dejar de latir el corazón, el cirujano tiene, digamos, muchísima más probabilidad de hacer un buen trabajo y de poner el injerto, las venas”, explica Huerta.

El procedimiento es así: la bomba de circulación extracorpórea, que permite detener el corazón y su latido sin interrumpir la circulación sanguínea, trabaja sacando la sangre y deteniendo el músculo, válvulas y otras estructuras cardíacas.

Durante la operación, la bomba cumple la función del corazón, mientras que el oxigenador, realiza las labores de los pulmones. Al final, el corazón se reinicia y se quita la bomba.

El proceso de detención del corazón no se realiza de una sola vez: Primero, se realiza el pinzamiento aórtico- que deja sin sangre las arterias coronarias; luego la cardioplejia, donde se detiene el corazón durante una diástole; y, finalmente, la etapa de frío- donde se disminuye el latido cardíaco. Un ejemplo de que la ciencia avanza a pasos agigantados.

 

DATO

La cirugía de corazón abierto que se hace con la bomba cardiopulmonar, es decir, deteniendo el corazón, tiene mucha menos mortalidad.

 

La primera operación de este tipo fue realizada por el médico cirujano de origen argentino René Favoloro, quien ejecutó el proceso con éxito a un hombre de 57 años en 1967 en la Cleveland Clinic de los Estados Unidos.

 

Durante la operación, la bomba cumple la función del corazón, mientras que el oxigenador, realiza las labores de los pulmones.

Comentarios

comentarios

Advertisements