Qué tal Filomena


EDITORIAL

Pilar Rivera Ramos/Directora

Justicia en la rama judicial. Los padres de la niña de tres años de edad que llegaron a emergencia del hospital trayendo en brazos a su menor, por un supuesto accidente casero, serán puestos a disposición judicial, pues se tienen todos los argumentos necesarios para acusarlos a ambos de maltrato infantil.

No es el primer caso, tampoco el único, pero la actuación del Juez de Familia es resaltante en el afán de sancionar a quienes ejercen violencia física y psicológica contra un menor o adolescente.

Este es, en resumen, el diagnóstico de una sociedad que va perdiendo el respeto por algunos de los valores más preciados, entre ellos el amor y cuidado a los menores y más preocupante aún es que la justicia enfrente numerosos obstáculos para castigar a los responsables.

El juez Humberto Valdivia Talavera del Segundo Juzgado de Familia, determinó medidas de protección para la niña que fue cruelmente golpeada presuntamente por el padre Nazario Consa Aragón y la madrastra Filomena Mamani Chura.

Asimismo el juez determinó prohibir a la madrastra Filomena Mamani Chura acercarse a la menor y el padre y su pareja deben abstenerse a agredir física y psicológicamente a la menor. Para cumplirlo se dispuso que un equipo multidisciplinario de la Corte Superior de Justicia en plazo de 24 horas verifique el estado de salud física y psicológica de la niña y el director del hospital Goyeneche, donde permanece internada, debe entregar a la menor a la Unidad de Investigación Tutelar del Ministerio de la Mujer cuando sea dada de alta.

Otro equipo de profesionales acudirá a la casa de Filomena Mamani para una evaluación social y verificar el estado de salud de sus dos menores hijos, teniendo en cuenta los antecedentes de agresiones.

Ahora la pregunta es la misma, ¿cuántos otros casos se producen a diario afectando la integridad de los menores y tienen que ser los hospitales los paraderos del abandono, el abuso y el desamor?

Comentarios

comentarios

Advertisements