La lepra del siglo XXI sí tiene cura

La lepra del siglo XXI sí tiene cura

NO SE CONTAGIA FÁCILMENTE

En Chile se ha reportado tres casos de lepra en su territorio, una enfermedad que muchos creían extinta.

Chile ha reportado tres casos de lepra en su territorio, una enfermedad narrada en la literatura y el cine, y que muchos creían extinta. Sin embargo, y pese a lo que se cree, el llamado mal de Lázaro continúa vigente en zonas alejadas como India y el sudeste asiático.

Esta enfermedad no es tan lejana. A nivel mundial, Brasil es el segundo país con los mayores índices de casos reportados. En nuestro país, los últimos casos se han registrado en zonas internas de Loreto, Ucayali, San Martín, Amazonas, Huánuco, Trujillo, así como en Jaén y el VRAEM, según cifras del Ministerio de Salud (MINSA) a 2011.

El médico infectólogo de Solidaridad Salud Pedro Sullón comenta que los pobladores de la costa y sierra peruana no deben alarmarse, pues la enfermedad no se registra en estas zonas desde hace varias décadas.

“Esta enfermedad está suscrita a algunos departamentos de la selva. Casos en la costa o en la sierra no reportan. Básicamente, los departamentos que las registran son Loreto, Ucayali, Huánuco y algunas zonas de Junín”, comenta el especialista.

La lepra está asociado a zonas donde existe pobreza extrema o en situación de hacinamiento con condiciones socioeconómicas que no permitan un buen estado de las viviendas o de servicios básicos salubre y alimentación balanceada.

Si bien en la Edad Media aún era causa de muerte; en el siglo XXI, la lepra es una enfermedad infecciosa que tiene cura. Definida como una enfermedad infecciosa originada por el bacilo Mycobacterium leprae y afecta la piel, el sistema nervioso periférico y las mucosas del sistema respiratorio y los ojos.

El tratamiento contra la lepra responde a dos esquemas propuestos por la Organización Mundial de la Salud dependiendo de su gravedad. Con el tipo de lepra llamado multibacilar, más severa que su tipo paucibacilar, se usan tres antibióticos para no causar resistencia.

“Las dos primeras son dapsona con rifampicina y se le agrega la clofazimina. Este esquema se debe usar por un año y en casos donde es más grave o no se dan respuestas complejas se da hasta dos años. Esas drogas no se compran en farmacias, solo están distribuidas por el Ministerio de Salud, quienes tienen los blisters para cada paciente detectado”, explica.

La trasmisión es similar a la tuberculosis: de persona a persona por vía aérea, aunque las lesiones son principalmente ubicadas en piel y nervios. Otra forma de contagio, aunque menos común, es el de contacto epidérmico con personas que presentan lesiones extensas en la piel. Para que se transfiera la infección este debe ser durante varios días y solo sí la persona tiene problemas con el sistema inmunológico. El médico internista Víctor Cabrera explica.

“La lepra cuando está bajo tratamiento no es contagiosa, el paciente no es capaz que con solo contacto pueda desarrollar la enfermedad en otra persona”, afirma.

Los síntomas iniciales pueden variar, aunque la mayoría presenta señales en la piel: manchas oscuras, pérdida de sensibilidad, presencia de lesiones y dolor. La falta de cuidado y tratamiento adecuado puede llevar a agravar la infección.

DATO

Si vive en zonas endémicas de lepra y presenta una lesión dermatológica sospechosa, acuda al médico para descartar la enfermedad. Con la primera dosis el paciente deja de ser contagioso. La detección temprana y el tratamiento oportuno son clave.

Comentarios

comentarios

Advertisements