Tabaco: con licencia para matar

Tabaco: con licencia para matar

CADA AÑO MUEREN 7 MILLONES DE PERSONAS

Hay más de mil millones de fumadoresen el planeta. El 80% provienen de países con ingresos bajos y medios.

El tabaco es una de las peores amenazas para la salud pública. Cada año mata a 7 millones de personas en todo el mundo. De las cuales, alrededor de un millón son fumadores pasivos. Aquí radica la importancia de tomar conciencia de lo dañino que puede resultar para el organismo, según lo advierte el cirujano oncólogo especialista en tórax Edgar Amorín, de la Clínica Ricardo Palma, tras señalar que en nuestro país la gente comienza a fumar a partir de los 12 años.

ENFERMEDADES

El cigarro es tan nocivo como para la persona que fuma, como para la que está expuesta a su humo. En los adultos causa enfermedades cardiovasculares y respiratorias y hasta 17 tipos de cáncer, siendo los más frecuentes: pulmón, lengua, laringe, cavidad oral, esófago y vejiga. Mientras que, en las embarazadas pérdidas espontáneas, predisposición genética al tabaquismo y bebés con bajo peso y síndrome de abstinencia.

Sus efectos negativos no solo se manifiestan en los adultos, también en los adolescentes: mal aliento, dientes amarillos, dependencia, dolor de garganta, tos, dificultad para realizar deportes e infecciones respiratorias recurrentes tal como lo demuestran múltiples investigaciones médicas.

Estos mismos reportes advierten que el humo del cigarro está asociado a más de 4,500 sustancias químicas, de las cuales 250 son nocivas y 60 favorecen el desarrollo de diversos cánceres. Por ello dejar de fumar es la decisión más saludable. Sin embargo, no es sencillo. La nicotina es más adictiva que la cocaína y el paciente necesita prepararse para abandonar este hábito.

Se recomienda que tome la decisión por sí mismo y establezca un plan de acción. La fecha de inicio no debe ser ni muy próxima porque no estará mentalizado ni muy lejana porque puede desanimarse. Dos semanas es un tiempo prudente.  En este lapso, el paciente debebuscar el apoyo de la familia, compañeros de trabajo y amigos, diseñar una red de contactos que lo distraiga cuando sienta que puede recaer y eliminar de su entorno cualquier producto asociado al consumo del tabaco (ceniceros y encendedores).

Además, debe conversar con un médico para que le de consejos para superar los momentos difíciles y valorar la posibilidad de utilizar un tratamiento farmacológico de apoyo para calmar algunos síntomas de la abstinencia como ansiedad, dificultad para dormir, etc. Cuando llegue el gran día debe procurar mantenerse ocupado, beber mucha agua, realizar alguna actividad para relajarse y evitar situaciones de riesgo (rodearse de fumadores).

RECEPTORES INVOLUTARIOS

Irritación en los ojos, en el olfato y en el sistema aerodigestivo son algunos de los efectos negativos inmediatos que sufren los fumadores pasivos. El especialista de la Clínica Ricardo Palma señala que a mediano y largo plazo esta exposición involuntaria produce las mismas enfermedades degenerativas y malignas que en el fumador: cáncer al pulmón, fibrosis, infarto al corazón, al cerebro, entre otros.

Los grupos más afectados son los niños y jóvenes que por largo tiempo son fumadores involuntarios cuando los padres tienen este hábito. Se calcula que entre los 45 y 60 años la mayoría de los pasivos comienza a desarrollar diversas patologías.

Subraya que el tratamiento del cáncer de pulmón del fumador es multidisciplinario. Si se diagnostica en estadio temprano es quirúrgico y con potencial de curación. Si está ligeramente avanzado la persona recibirá quimioterapia, radioterapia, se le realizará una cirugía y se le dará terapia biológica.

Los fumadores responden mal a los tratamientos en comparación a los no fumadores con cáncer al pulmón. El tratamiento en estadios no quirúrgicos es por lo general paliativo y resulta caro por el costo económico y social

Comentarios

comentarios

Advertisements