Desmantelan estudio de abogado

Desmantelan estudio de abogado

LADRONES HABRÍAN SALIDO DE LOCAL CONTIGUO

Propietarios culpan a “chupodromo”,  que funciona cerca  a oficinas

NOTICIAS

Durante la madrugada del último sábado, varios sujetos que todavía no han sido identificados asaltaron la oficina del conocido abogado William Zevallos M. (52) identificado con DNI. 29630402, dejándola completamente vacía.

Dicho local, ubicado en el quinto piso del edificio situado en la calle Ugarte 102, Arequipa (a cuatro cuadras de la Plaza de Armas,  y a media cuadra de Registros Públicos,  perdió numerosos equipos de oficina. Entre los objetos que se llevaron los malhechores, según los denunciantes, figura una computadora de última generación marca Samsung, fotocopiadora, impresora, laptop, ventilador, televisor de última generación valorizado en ocho mil soles,  dos escritorios cuatro sillas giratorias, que en total estarían valorizadas en más de 30 mil soles, quedándose completamente vacía la citada oficina.

El jurista, William Zevallos dio a conocer que se vienen realizando las respectivas investigaciones del caso, mientras que dos vecinos del lugar manifestaron que observaron alrededor de las cuatro de la mañana, una minivan de color blanco ubicada en la puerta de ingreso de dicho edificio y a cuatro sujetos subiendo cosas a dicha unidad móvil. “Pensábamos que un abogado se estaba trasladando. Por eso no hicimos nada”, indicaron.

“Chupodromo aledaño seria causante del asalto”

Cabe destacar que dicho edificio está ocupado casi en su totalidad por oficina de abogados e ingenieros, todos ellos cuentan con su llave de ingreso de la puerta principal al salir la cierran.

Sin embargo, a su lado de dicho inmueble, calle Ugarte 104,  en horas de la noche viene funcionando clandestinamente un “chupódromo” el cual en el día funciona como restaurante vegetariano, para lo cual tiene licencia y desde las seis de la tarde hasta las tres de la madrugada, abren la puerta de servicio que da (colinda) con el patio del edificio y se ponen mesas para la venta de cerveza y licor.

Es decir los bebedores ingresan por este local e inmediatamente son ubicados en el citado patio; pese a las reiteradas quejas de los afectados, las dos propietarias del “chupódromo” se hacen de los oídos sordos, ante la vista de los efectivos del  Serenazgo, quienes poco o nada hacen por evitar esta irregular situación.

Al parecer, un grupo de malhechores, aprovecharon esta situación, para sin que nadie se percatara, y a sabiendas que las oficinas de los abogados y ya estaban cerradas subieron rápidamente por las escaleras y esperaron que cierren el “chupódromo” para posteriormente proceder con toda tranquilidad al robo mencionado.

Comentarios

comentarios

Advertisements