Caylloma: entre la bendición y la desgracia

Caylloma: entre la  bendición y la desgracia

Riesgo de enfermedades respiratorias y problemas gastrointestinales son constantes en la tierra de la “danza del amor”.

Leslie Karen Navinta Alfaro

Nesthor Mamani Capia se levanta cuando llega el alba y en su corazón hay felicidad y preocupación. Él es dueño del restaurante “Urpicha” ubicado en el pueblito de Yanque en el Colca. Para él su negocio representa un sueño que construye hace cinco años, para brindar mejor educación a sus tres hijos y abrirse oportunidades que antes no tenían.

Esta mañana de diciembre como hace un mes atrás, barre el patio de su local con miedo y esperanza. El miedo es porque la ceniza del volcán Sabancaya, el segundo más activo del Perú, cubre el piso y el techo y ya mató algunos ganados de sus vecinos. La esperanza es por la llegada de nuevos turistas que se servirán tradicionales platos en su restaurante, pues desde que el Wititi fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco sus ingresos aumentaron en un 50%.

“Antes de tener mi negocio yo era un agricultor como todos aquí, ahora es todo distinto; el turismo es el futuro. Ahora vemos más movimiento económico y estamos dejando de sembrar papas, maíz y habas por emprender negocios turísticos”, explica Nesthor, quien cuenta que hace aproximadamente un mes apareció una tos extraña a causa de las cenizas.

Mientras Nesthor prepara deliciosas truchas fritas en su local, la Plaza Principal de Caylloma es sede de la celebración más grande de la provincia: la Fiesta de la Virgen de la Inmaculada y un año de la declaratoria del Wititi.

El alcalde de la provincia, Rómulo Tinta Cáceres, encabeza la ceremonia de reconocimiento, donde se condecora a las personas que apoyaron para que la “danza del amor” sea patrimonio. Entre los reconocidos está la madre del impulsor Percy Murguía, la señora Gloria de Murguía.

A pesar de la ceremonia y la fiesta, el ambiente no es del todo feliz. La señora Yovana Puquio Sullca, quien tiene su tienda en la plaza, dice que no hay motivos para celebrar. “Todos los días caen cenizas, y de lo único que hablan fuera es del Wititi”, cuenta sin sonreír.

Rómulo Tinta, afirma que es urgente que los trámites de la declaratoria de emergencia se aceleren, porque 15 poblados y distritos de su provincia están en riesgo. ”Hay riesgos de que los animales mueran y las personas sufran problemas diarreicos”, explica.

Según el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet), a través de su Observatorio Vulcanológico (OVI), los distritos más afectados son: Achoma, Cabanaconde, Lari, Maca, Tuti, Yanque, Sibayo, Huambo, Lari, Madrigal y Chivay. Las cenizas pueden provocar en las personas enfermedades respiratorias, conjuntivitis, laceraciones en la córnea, dermatitis y problemas gastrointestinales. Mientras el dilema de Caylloma no termina, Nesthor Mamani Capia seguirá despertando con rebatimiento a barrer el piso de su local.

DATOS

La cara positiva de la moneda muestra que el turismo creció en un 15% este año.

Comentarios

comentarios

Advertisements